Cambio siesta española por documentales de la 2.

Perdiendo la emoción.
Perdiendo la emoción.

Pues sí, queridos y queridas, el problema que suelen tener las cosas que se repiten rutinaria e insistentemente es que, al final, acaban perdiendo la emoción, y con ella, se pierde el interés… Antes, cada mañana, cuando abría los ojos, buscaba ávido el mando de la “tele”, a pesar de andar medio “agilipollao” todavía, para ver los noticiarios matutinos, a ver qué nueva cosa me iba a sorprender y a espabilarme esa mañana… Ahora, hartito de ver portugueses ricos (los del Madrid…), las nuevas entregas de los escándalos de corrupción (…como “Bones”, las dos primeras temporadas fueron buenas…), y la enésima entrada al taller de nuestro “mandamás” (…que digo yo que el del PSC, a lo mejor, tiene razón…), pues eso, que me dicen que el cuadro de “Las Meninas” del Prado es una copia, y que el bueno lo vendió el de la peineta a unos mafiosos rusos, y me quedo tan pancho… Que estoy como matrimonio tras 25 años de rutina sexual, con ganas de que aparezca la noticiera disfrazada de Caperucita Roja “sexy”, o el presentador de policía “malote”, marcando paquete y las tetillas al aire…

Documentales de la .
Documentales de la .

Sin embargo, como Dios aprieta, pero no ahoga, he encontrado otro “filón”… Los documentales de la 2… Antes, como todo hijo de vecino, me los ponía para caer en los brazos de Morfeo en ese momento glorioso de la I+D+i española que se llama siesta… Ahora, hay días en los que el interés no me deja pegar ojo…

Dan Everett y el pueblo Piraha.
Dan Everett y el pueblo Pirahá.

Pues resulta que allá por la selva amazónica, vive una tribu llamados pirahá (que, como siempre, ellos a sí mismos se llaman de otra forma, véase el término esquimal para otro ejemplo…), poseedores de un idioma y una forma de vida bastante particulares. Resumiendo, que quien quiera saber más tiene para eso la Wikipedia, resulta que estos señores, en su idioma, pasan olímpicamente de los números, sus verbos no tienen pasado ni futuro, no diferencian demasiado las relaciones de parentesco, apenas tienen palabras para definir horas o fechas, no tienen lengua escrita, y, además, y por si fuera poco, tampoco distinguen los colores…

Es evidente que un idioma así corresponde a un pueblo que no tiene localización ni vivienda fija, y, ahí es donde voy, ninguna conciencia de lo que es, para nosotros, la política…

Dan Everett y la tribu Pirahá.
Dan Everett y la tribu Pirahá.

Ya me explicareis, lo jodido que estaría un pirahá metido en política… Sin pasado al que, de vez en cuando, poder echar mano para con los errores de otros, justificar los propios… Sin futuro, ni una mala promesa que echarse a la boca, el “animalico”… Sin números…, ¿cómo iba a saber qué “comisión” cobrar por los favores…?, o el número de móvil de “esa persona” que le debe una prebenda… Sin parentescos…, a ver de qué manera se las ingeniaba para saber a quién “colocar” de “asesor”… Sin calendario ni agenda ni reloj… Por supuesto, olvidémonos de smartphones e Ipads y otros ingenios por el estilo… Sin poder escribir papeles que luego se fotocopian y se envían a la prensa… Sin saber el color de las banderas de la “mani” que se acerca…, ¿serán de los “míos” o serán “los otros”…?

nos hace falta un poco de pirahá para poner cierto sentido en nuestra historia más reciente.

Daniel. L. Everett, uno de los tres occidentales que conocen el idioma pirahá, fue allí como misionero y acabó renegando de sus propias creencias, no había manera de “venderles” la vida eterna a quienes ni siquiera tienen palabras para definir el día de mañana… Sin embargo, constató que eran “buenos y felices”… No sé, ya me diréis, pero para mí, que nos hace falta un poco de pirahá para poner cierto sentido en nuestra historia más reciente… Por cierto, los otros dos que conocen el pirahá son el anterior misionero, y la ex-mujer de Everett…, se divorció de él, tras 30 años de matrimonio, porque él había perdido sus convicciones religiosas… Igual también les hacía falta el disfraz de Caperucita…

La rutina nos hace perder la emoción de estar vivos,
La rutina nos hace perder la emoción de estar vivos.
Amimaneraluzz (Configuración e Ilustración visual)
Amimaneraluzz (Configuración e Ilustración visual)
Weller Heridos por la letra.
Weller
Heridos por la letra.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: